Científicos encuentran conexión con el Libro de Génesis mientras estudian una roca de 3.200 millones de años en Australia.

Australia puede estar llena de maravillas, pero destaca la región de Pilbara. Esta zona en Australia Occidental no solo está repleta de vida silvestre y vegetación única, sino que también alberga una cantidad de características geológicas asombrosas. Las llamativas formaciones rocosas de Pilbara han proporcionado a los científicos un conocimiento sobre la creación del mundo. Uno de esos descubrimientos sugiere que hay alguna base científica para los eventos mencionados en el libro bíblico del Génesis.

Con una extensión de más de 193.000 millas cuadradas, la región de Pilbara es el doble del área de todo el Reino Unido y tan grande como el noreste de Estados Unidos. Dado el tamaño del paisaje, tal vez no sea sorprendente que los entornos sean variados, que van desde los secos y desérticos hasta los tropicales.

Hay para todos los gustos en la región, desde hermosas playas de arena e islotes apartados hasta desfiladeros rocosos, piscinas de inmersión y montañas. Y las increíbles maravillas naturales no terminan ahí. En esta parte del mundo también se pueden encontrar animales raros como el murciélago de nariz de hoja de Pilbara y la pitón verde oliva.

ADVERTISEMENT

También hay una historia de más de 30.000 años de asentamiento humano en Pilbara con un millón de grabados rupestres que actúan como evidencia de que los pueblos antiguos alguna vez vivieron y prosperaron allí. Sin embargo, dada la notable flora y fauna de la zona, es posible que se sorprenda al saber que Pilbara también se considera “la sala de máquinas de Australia”.

¿Cómo se ganó ese apodo la región? Pues parece que el paisaje está repleto de recursos naturales, algunos de los cuales se utilizan normalmente en la industria. Las operaciones mineras han encontrado, por ejemplo, hierro, gas natural, oro y metales básicos, entre otros.

ADVERTISEMENT

Sin embargo, la historia de la minería en Pilbara se remonta a la década de los 60. En concreto, ha habido extracción de hierro y se han encontrado en la región unos seis millones de toneladas del metal. En 2014, se dijo que Pilbara era responsable de un sorprendente 95 por ciento de la producción de mineral de hierro de Australia.

ADVERTISEMENT

Debido en parte a este trabajo de extracción, Pilbara alberga a unos 60.000 habitantes, la mayoría de los cuales vive en el tercio occidental de la región. Muchas de las minas, ciudades y distritos comerciales también se encuentran en los alrededores. Aunque este asentamiento es esencialmente moderno, incluso industrial, el área tiene una historia antigua que todavía hoy se está descubriendo.

ADVERTISEMENT

De hecho, aunque los seres humanos pueden haber vivido en Pilbara durante decenas de miles de años, la región ha existido durante mucho más tiempo. No solo alberga algunas de las primeras rocas que se formaron en el planeta, sino también fósiles de las formas de vida más antiguas. Estas reliquias de una época pasada incluyen restos de bacterias que comen azufre y estromatolitos creados por microbios. Pero las características únicas de la ubicación no terminan aquí.

ADVERTISEMENT

Como verás, Pilbara tiene una estructura geológica notablemente poco común. Las formaciones rocosas como las que se encuentran en Australia Occidental solo se ven en otro lugar de la Tierra: Sudáfrica. Estas raras formaciones se remontan a una época anterior a cuando las placas tectónicas comenzaron a crear formas terrestres de la forma que vemos hoy en día. Esto hace que las áreas rocosas tengan miles de millones de años.

ADVERTISEMENT

Antes de continuar, hablemos brevemente sobre las placas tectónicas. Esencialmente, el movimiento de las enormes placas que se deslizan por la superficie de la Tierra puede crear nuevas formas terrestres, ya sea como resultado de causar un flujo de lava volcánica o por empujar la roca hacia arriba cuando las placas chocan entre sí. Sin embargo, Pilbara antecede incluso a este proceso.

ADVERTISEMENT

La formación de Pilbara se remonta a los primeros días de la Tierra. En ese momento, el planeta era extremadamente caliente, con temperaturas lo suficientemente altas como para derretir rocas. Se cree que el basalto y el granito fundidos se hundieron y se elevaron a lo largo de millones de años. Y este proceso dejó una marca distintiva en el paisaje de la región.

ADVERTISEMENT

Observándola desde arriba, el área ahora está salpicada de cúpulas de roca reveladoras, restos de esa antigua actividad. Estos montículos de alguna manera sobrevivieron a los movimientos posteriores de las placas tectónicas y sobreviven hasta hoy. Como resultado, varias rocas en la región de Pilbara tienen más de tres mil millones de años.

ADVERTISEMENT

Es comprensible que estas formaciones rocosas ancestrales hayan demostrado ser populares entre geólogos y científicos. En concreto, son útiles para aquellos que intentan comprender exactamente cuándo y cómo las placas tectónicas comenzaron a dar forma a los accidentes geográficos. La teoría del vuelco gravitacional en Pilbara incluso surgió como resultado de investigaciones en la región.

ADVERTISEMENT

Pero hay otros hallazgos por hacer sobre Pilbara. Por ejemplo, en marzo de 2020, los investigadores de la Universidad de Colorado Boulder Benjamin Johnson y Boswell Wing publicaron un estudio en la revista Natural Geoscience que detallaba parte de su trabajo en la zona. Y durante las investigaciones el dúo descubrió algunas cosas realmente interesantes.

ADVERTISEMENT

Concretamente, Johnson y Wing decidieron analizar la composición química de la antigua roca de Pilbara, observando en profundidad los niveles de los isótopos oxígeno 18 y oxígeno 16. Parece que estos elementos pueden decirnos mucho sobre la formación de las masas de tierra.

ADVERTISEMENT

Los isótopos quedan atrapados en la roca durante su formación y sus diferentes niveles pueden dar pistas sobre cómo era el entorno cuando se creó esa roca. Por ejemplo, cantidades más bajas de oxígeno 18 son una señal de que había aparecido una masa de tierra. Para explicarlo en detalle, Wing fue citado en un artículo del Daily Express en marzo de 2020 diciendo: “Cuando se forma suelo, se forman arcillas, y las arcillas aspiran oxígeno pesado”.

ADVERTISEMENT

El suelo y la arcilla forman la tierra y, por lo tanto, los bajos niveles del pesado oxígeno 18,  pueden indicar la presencia de tierra. Wing continuó: “Lo que se puede deducir de eso es cuánta formación de suelo ocurría”. Entonces, dada la edad de las rocas de Pilbara, la pareja decidió probar muestras del área para los dos isótopos de oxígeno. Y los resultados de esta investigación podrían sorprenderte.

ADVERTISEMENT

En total, Wing y Johnson analizaron más de 100 muestras de rocas de la región Panorama de Pilbara. Aunque las pruebas de niveles de oxígeno 18 y oxígeno 16 deberían haber revelado niveles constantes de estos isótopos a través de los años, estos procesos finalmente indicaron algo completamente diferente. Y lo que descubrieron los investigadores tuvo implicaciones no sólo para nuestra comprensión de los inicios de la Tierra, sino también en relación a temas más celestiales.

ADVERTISEMENT

Tras analizar las muestras, Wing y Johnson descubrieron que existían isótopos de oxígeno 18 en niveles más altos de lo esperado en las rocas de Pilbara. ¿Cuál es la importancia de esto? Pues que aunque el compuesto pesado generalmente está cubierto por suelos y entornos ricos en arcilla, eso no parece haber sucedido en esta zona.

ADVERTISEMENT

Y aunque Wing y Johnson han admitido que la disparidad entre los niveles esperados y los niveles reales de oxígeno 18 es muy pequeña, sigue siendo significativa. En un informe de marzo de 2020 de Sci-News.com, se cita a Wing diciendo: “Aunque estas diferencias en la masa parecen pequeñas, los [isótopos] son súper sensibles”. Frente a estos niveles inusuales, los investigadores llegaron a una conclusión única.

ADVERTISEMENT

Johnson y Wing teorizaron que estos niveles más altos de oxígeno 18 sugerían que no existían continentes en el momento en que el isótopo quedó atrapado hace más de tres billones de años. Posteriormente, esto los llevó a asumir que el mundo, sin ninguna masa terrestre, estaba cubierto por un océano enorme, lo que significa que Pilbara, a su vez, fue una vez un antiguo lecho oceánico.

ADVERTISEMENT

La evidencia parecía encajar. Algunos de los ejemplos de vida temprana que se encuentran en la región de Pilbara están basados en agua, mientras que gran parte del paisaje tiene las cicatrices del líquido. “Hoy en día, existen colinas realmente onduladas cubiertas de maleza, atravesadas por lechos de ríos secos. Es un lugar muy sorprendente”, dijo Johnson sobre el área, según un artículo de The Independent, de marzo de 2020.

ADVERTISEMENT

La posibilidad de un mundo cubierto de agua tiene implicaciones no solo para los geólogos, sino también para los teólogos. Aunque esos dos grupos pueden parecer curiosos compañeros de cama, en realidad tienen algunas cosas en común. Ambos comparten un interés en la mecánica del inicio del mundo.

ADVERTISEMENT

Para los científicos, el Big Bang y la evolución del sistema solar son la clave. Por otro lado, los teólogos se preocupan más por la creación divina de la Tierra y todo lo que hay en ella, un proceso que se describe en el Libro del Génesis.

ADVERTISEMENT

El Libro del Génesis abre tanto el Antiguo Testamento como la Biblia Hebrea. Relata una versión de lo que se dice que es el comienzo del mundo, que  Dios aparentemente creó en seis días. Algunos aspectos de la historia incluso parecen reflejar la teoría de Johnson y Wing.

ADVERTISEMENT

En concreto, el Génesis dice: “Y Dios dijo: Que el agua debajo del cielo se junte en un solo lugar, y que aparezca la tierra seca. Y así fue”. La sugerencia aquí es que en algún momento durante el período de creación en esos seis días, la Tierra estaba cubierta de agua, sin tierra a la vista.

ADVERTISEMENT

Y esta idea de que el joven planeta no contenía nada más que agua parece ser paralela a la investigación de Johnson y Wing. Si sus teorías son correctas, el Libro del Génesis puede tener alguna base de hecho. Sin embargo, hay un pequeño problema con la teoría de la vida que refleja la Biblia.

ADVERTISEMENT

Según el libro del Génesis, Dios creó los océanos y la tierra en aproximadamente tres días. Para muchos eruditos bíblicos, este evento tuvo lugar hace unos 6.000 años. Pero, los científicos que estudian el Pilbara han especificado que  las rocas de este lugar datan de hace aproximadamente 3.200 millones de años, lo que representa una gran disparidad en los períodos de tiempo.

ADVERTISEMENT

Aún así, hay quienes no ven esta diferencia como algo de qué preocuparse. Algunos de los llamados creacionistas de la Tierra Antigua, creen que hay una explicación perfecta para esta discrepancia tan significativa. Todo tiene que ver con la traducción de la palabra hebrea “yom”, que significa, entre otras cosas, “día”. Muchas lecturas de los versículos de Génesis toman eso como un período de tiempo literal de 24 horas.

ADVERTISEMENT

Por el contrario, varios creacionistas de la Tierra  Antigua, traducen la palabra como un período de tiempo con una duración definida, no necesariamente un ciclo de 24 horas. Esta interpretación de “yom” tiene un precedente en hebreo, pero en este caso, los miembros del grupo han llevado su definición un poco más lejos. Y con un poco, queremos decir mucho más…

ADVERTISEMENT

Para los creacionistas de la Tierra Antigua, un día bíblico puede durar hasta billones de años. Significa que el período de tiempo en el que Dios creó la tierra podría haber durado épocas. Y debido a esto aún no sabemos realmente  cómo, por qué o exactamente cuándo las placas tectónicas crearon los continentes, es fácil ver por qué esta explicación les parece tan atractiva a algunos. De ser cierta, entonces la Biblia bien podría describir la creación del planeta.

ADVERTISEMENT

Sin embargo, muchos geólogos están entusiasmados con los hallazgos por muchas razones. Según el Daily Express, Wing ha dicho: “[Estos hallazgos están] en el límite del registro geológico. Es por eso que las rocas y la Tierra antiguas [son] tan divertidas”. Y existe la posibilidad de que las rocas de Pilbara nos enseñen aún más.

ADVERTISEMENT

Wing fue citado por Sci-News.com diciendo: “Nuestros hallazgos podrían ayudar a los científicos a comprender mejor cómo y dónde surgieron por primera vez los organismos unicelulares en la Tierra. La historia de la vida en la Tierra rastrea los nichos disponibles. Si tienes un mundo acuático, un mundo cubierto por el océano, entonces los nichos secos simplemente no estarán disponibles”.

ADVERTISEMENT

Entonces, para comprender el viaje de la vida en la Tierra, necesitamos descubrir cuándo el planeta generó una masa de tierra. La teoría de Wing y de Johnson, no descarta por completo que hubiese tierra. “No hay nada en lo que hemos hecho que diga que no se pueden tener microcontinentes diminutos sobresaliendo de los océanos”, explicó.

ADVERTISEMENT

Wing continuó: “No creemos que haya una formación de suelos continentales a escala global como la que tenemos hoy”. Ahora él y Johnson tienen la intención de estudiar rocas jóvenes en todo el mundo en un intento de señalar el nacimiento de placas tectónicas. De hecho, Johnson fue citado por The Independent diciendo: “Tratar de llenar ese vacío es muy importante”.

ADVERTISEMENT

Mientras tanto, la propia región de Pilbara está a punto de convertirse en parte importante del futuro de Australia Occidental. Mientras la industria minera sigue creciendo, el Gobierno está invirtiendo más de un billón de dólares en el área. Y los planes implementados son ambiciosos.

ADVERTISEMENT

Las autoridades pretenden no solo aumentar la infraestructura, sino también la población de dos de los pueblos de Pilbara a 50.000 personas cada uno. Eso está muy lejos de los 60.000 residentes actuales en las tres regiones de Pilbara. Sin embargo, las ambiciones para el área histórica no terminan ahí, y tampoco todas incluyen la minería.

ADVERTISEMENT

Uno de los objetivos del proyecto ha sido “[transformar] las comunidades mineras de Pilbara en ciudades y pueblos modernos”. Para hacerlo de manera efectiva, el Gobierno tiene la intención de concentrarse en proyectos comunitarios, desarrollo territorial y diversificación económica del área. Y el desarrollo de la agricultura en Pilbara puede conllevar a un alejamiento de la minería.

ADVERTISEMENT

En concreto, una inversión gubernamental multimillonaria, hizo que las minas abandonadas se convirtieran en nuevas tierras de cultivo. La tierra comprada alrededor de las antiguas operaciones se ha utilizado para el cultivo de forraje para animales, aprovechando el exceso de agua utilizada en la extracción de minerales. Hasta ahora, se han financiado tres proyecto de este tipo en la zona.

ADVERTISEMENT

Pero es posible que quienes se muden a Pilbara en los próximos años no tengan idea de que están tan cerca de algunas de las formaciones más antiguas del mundo. Mientras Johnson y Wing continúan buscando respuestas, la región siempre ofrecerá una ventana a un tiempo anterior a la vida de cómo la conocemos ahora, ya sea por intervención divina o por la naturaleza misma.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT